Mi lista de blogs

lunes, 28 de mayo de 2012

EL HACHADOR (Tomado de "Mitos y Leyendas predominantes en el Estado Portuguesa" de Carmen Pérez Montero)

EL HACHADOR
            Ospino, tierra de, fundada en 1715 por iniciativa de varios guanareños que tenían hatos de ganado en esa población y que, en vista de que no podían ir a misa los domingos en Guanare, pidieron permiso para construir una capilla en el centro del poblado que inicialmente se le dio el nombre de Manzano de  Ospino. Hasta el 15 de agosto de 1754 esta población dependió de las autoridades de Guanare, fecha en que fue declarada Villa de San Fernando de Ospino, en honor al Rey Fernando VI, quien después de cuatro años de discusión, aceptó la propuesta del pueblo ospinero y le dio su autonomía.
Esta histórica Villa no escapa de los misterios que formaron el folklore portugueseño en su suelo, en sus  montañas nace la leyenda de El Hachador, espanto que algunos  llaman con mayor llaneza: El Hachero y sostienen que es el alma en pena de un hombre que cortó madera en la montaña para fabricar su propia urna. Otros más analíticos, explican que El Hachador era un hombre que se levantaba muy temprano y se acostaba muy tarde, porque día a día iba a la montaña a cortar leña para venderla en el pueblo, pues debido a que en todas las casas usaban fogón de leña, era fácil sostenerse con este oficio. También se dice, para enaltecer la parte moralizante de la leyenda, que es el ánima vagante de un hombre que salió a cortar leña en día de Semana Santa y por eso durante esos días de recogimiento y oración, es cuando con mayor frecuencia se oye el chas, chas de El Hachador en lo profundo de las montañas, Los cierto es que sea como haya sido, este personaje importunó, muchas veces, a los cubicadores de madera que en la década de los  años cincuenta poblaban la montaña de Guanarito, Turén y Ospino buscando esta riqueza  natural para luego venderla a los aserraderos de Guanare y Acarigua. Así mismo, también asustó a muchos cazadores que en la oscuridad de la noche salían, unos por necesidad y otros por afición a buscar la más codiciadas presas.
Con respecto a esta leyenda el señor Emilio Oropeza, ospinero de 77 años de edad narra lo siguiente:
Yo vivía en la Estación de Ospino y una noche se me oscureció en el pueblo y me fui tarde la noche, eran como las once, ya cuando iba llegando a la casa, en un matorralito que había al lado del camino escuché golpes de hacha, me sorprendí y me paré a escuchar y se oía clarito el chas, chas. No me dio tiempo de pensar porque hubo un momento en que se quedó en silencio y entonces toció, pero fue una tos muy fuerte y penetrante. Yo salí corriendo porque sentí miedo y cuando iba pasando por el frente del matorral cayó el palo. Sentí el traqueteo cuando se estaba reventando y hasta el viento que traía en la caída, además el estruendo, acompañado de un lamento. Llegué a la casa casi asombrado y al día siguiente fui con gente a revisar y no había nada, todo estaba igual. Ni árboles cortados, ni huellas de hachazos, ni de gente.
En el Portachuelo, por la vía de Agua Blanca, el señor Francisco Sivira, de 64 años de edad narra: Una noche mi compadre Roseliano González y yo nos fuimos de cacería. Estando todavía claro nos pusimos de acuerdo para la ubicación. Yo me monté en un tacamajaca bien frondoso y mi compadre en un caruto. Allí esperamos la noche y los animales. Eran como las doce y no llegaba nada, pura plaga. Ya como a la una veo yo, que estoy de frente, un hombre que no sé de donde salió con un hacha en la mano que le cae a hachazos al caruto y mi compadre no hablaba, ni gritaba y a mí se me hizo un “nudo” en la garganta que me impedía gritar. Yo vi como ese hombre se le afincaba al árbol y mi compadre arriba. Llegó un momento en que el palo se cimbró, traqueó y cayó al suelo. “El Hachador” desapareció y yo trabado de tanto miedo, casi privado, pude bajarme del palo para ayudar a mi compadre Roseliano que estaba en el suelo. Como pude lo llevé a la casa. Este otro día vinimos a ver el sitio y conseguimos todo igual, no había pasado nada, sólo estaban regados en la pata del caruto la linterna, el machete, la escopeta y la cajeta de chimó de mi compadre Roseliano González.
Luis Escalona Rangel, reportero gráfico, hijo del desaparecido Manolo Escalona, fundador y dueño del semanario El imparcial de Acarigua, también narró su experiencia ocurrida en la montaña: Yo no soy cazador, más bien temo a la oscuridad y a la inseguridad que brinda el monte: sin embargo, en el año 1983, una noche, por insistencia de unos amigos, fui de casería para acompañarlos. Nos metimos por la montañita que bordea el río de la Estación de Ospino, al llegar al sitio donde íbamos a acampar, mis compañeros hicieron todos los preparativos. Como a las ocho de la noche me ubicaron en el tronco de un árbol seco. Yo siguiendo las instrucciones, me subí al tronco, cargué la morocha y me dispuse a esperar la codiciada presa. Corría el tiempo y nada pasaba. De vez en cuando encendía la linterna para darme ánimos y de la misma forma mis compañeros respondían.
Eran como las diez de la noche cuando encendí la linterna y al alumbrar hacia un árbol de abundante follaje que tenía frente a mí observé unos ojos grandes penetrantes que  me miraban amenazantes. Corrí la linterna para ver de qué se trataba y  no pude ver cuerpo alguno. Giré la linterna y nuevamente pude ver los ojos acechantes, me dio la impresión de los ojos estaban solos en el árbol. Al tratar  de seguir escudriñando con la vista, a la luz de la linterna, sentí que el tronco donde estaba sentado comenzó a moverse…a girar, hasta colocarme de espalda a la extraña visión. Presa de los nervios caí del tronco seco  y la escopeta se disparó, por eso llegaron mis amigos y auxiliaron, yo estaba prácticamente privado. Ellos dijeron que era algún espíritu protector de los animales salvajes.

* Otro enlace relacionado: Leyendas del Llano http://letrasllaneras.blogspot.com/p/leyendas-del-llano.html
** Otro enlace de esta autora: CARMEN PÉREZ MONTERO  (poemas) http://letrasllaneras.blogspot.com/2011/04/mujeres-todas-mujeres-y-otros-poemas-de.html

10 comentarios:

  1. El hachador un mito realmente impresionante,relatos espelusnates que me dejaron anodada y con un poco de miedo,dice que suele aparecer en la estación de ospino en la montaña,algo que llamo la atención que le suele aparecer solo a las personas que van de caseria,osea cmo en protecion a los animales salvajes.
    Afri Luna
    Píritu-edo-Portuguesa

    ResponderEliminar
  2. Muy buena historia, con relatos originales contadas por sus propias personajes que fueron víctima del espanto "El Hachador" me gustaría ver una obra teatral de ésta historia con los mismos relatos que aquí se encuentran; sería muy interesante apreciarlo.

    Pedro Rojas,
    San Carlos - Edo. Cojedes

    ResponderEliminar
  3. Hace hincapié en un hombre que anda en la sabana acompañado de un hacha, con la intensión de atemorizar a las personas, por lo que es considerado un espiritud protector.

    Alvaro Veloz
    Especialidad: Educación Física

    ResponderEliminar
  4. me parece interesante esta historia del hachador ya que es interesante, por que hay muchas versiones del hachador y aun no saben exactamente porque sale muchos dicen.
    Que el Hachero es el alma en pena de un hombre que cortó madera en la montaña para fabricar su propia urna. Otros más analíticos, explican que El Hachador era un hombre que se levantaba muy temprano y se acostaba muy tarde, porque día a día iba a la montaña a cortar leña para venderla en el pueblo, pues debido a que en todas las casas usaban fogón de leña, era fácil sostenerse con este oficio.
    seria importante saber porque el hachador sale en pena.

    ResponderEliminar
  5. Esta historia se espande desde el estado Portuguesa la cual cuentan los redactores que se hacercaban a las montañas a cazar unos loshacian por necesidad y otros por vicio y mientras lo hacian escuchaban el sonido del hacha cha,cha
    Marlis Benavente
    Tinaquillo

    ResponderEliminar
  6. Es una historia muy importante del hachador ya que aun no saben cual es el motivo del porque el hachador sale en la montaña.
    muchas personas dicen.
    Que el Hachero es el alma en pena de un hombre que cortó madera en la montaña para fabricar su propia urna. Otros más analíticos, explican que El Hachador era un hombre que se levantaba muy temprano y se acostaba muy tarde, porque día a día iba a la montaña a cortar leña para venderla en el pueblo, pues debido a que en todas las casas usaban fogón de leña, era fácil sostenerse con este oficio.
    Seria interesante saber cual es es si el porque el hachador sale en pena.
    Ángel herrera estudiante de deporte San Carlos

    ResponderEliminar
  7. Esta leyenda trata de la historia de un hombre que le salia aquellas personas que salian a la montaña en busca de leña u otras cosas era un hombre que andaba con una hacha y a los que le salia este espanto eschuchaban el sonido de unos hachasos.

    RamonMoreno.
    Deporte.

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno este relato,nos enseña de historia y culturas de pueblos que jamás en mi caso he visitado,pero si he escuchado mucho de ellos,donde la leyenda forma parte de sus vivencias.

    Oswaldo Delgado,Química.

    ResponderEliminar
  9. excelente narracion mistica llena de miedo y suspenso, nos muestra una leyenda original del llano venezolano, donde un espiritud con apariencia de hombre con un hacha que sale en las sabanas y montañas, con la finalidad de cuidar a la flora y fauna de las personas inconcientes. muy bueno me encanto, se las recomiendo

    Yudy Montilla
    Estudiante de Qumica, Unellez San Carlos - Cojedes.

    ResponderEliminar
  10. "El Hachador" me pareció una interesante leyenda donde se relata la historia de un hombre que aparece en las montañas acompañado de un hacha en la estación de Ospino, donde atemorizo a muchos cazadores que iban de casería en las noches, dado a entender que se veía como espíritu protector de los animales.

    Wilmer Arana
    Macapo-Edo. Cojedes

    ResponderEliminar